Coincrispy¿Qué son los “químicos eternos” presentes en pasteles de chocolate y por qué deberían preocuparte?

Esta semana se filtró un documento de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) que revelaba la presencia de químicos ligados al cáncer en algunos productos de supermercados como fiambres, piña y pasteles de chocolate, en los que se encontraron los niveles más altos. Estos químicos altamente fluorados, llamados perfluoalquilo y polifluorocarbono (de ahí sus siglas PFAS) mejor conocidos como “químicos eternos”, suelen encontrarse en empaques...
CoinCrispy CoinCrispy3 meses antes3514 min

Esta semana se filtró un documento de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) que revelaba la presencia de químicos ligados al cáncer en algunos productos de supermercados como fiambres, piña y pasteles de chocolate, en los que se encontraron los niveles más altos.

Estos químicos altamente fluorados, llamados perfluoalquilo y polifluorocarbono (de ahí sus siglas PFAS) mejor conocidos como “químicos eternos”, suelen encontrarse en empaques de comida rápida, sartenes u ollas con flúor y hasta en la espuma que utilizan los bomberos para apagar el fuego, que cuando aparecen en altas concentraciones pueden ocasionar enfermedades como cáncer testicular o de riñón, o afecciones de la tiroides y también alto colesterol.

¿Por qué son conocidos como “químicos eternos”? Se les llama así por los lugares en los que se encuentran, generalmente en empaques resistentes al agua, artículos para consumidores y también se utiliza durante su fabricación. De esta manera, estos químicos se encuentran prácticamente durante toda la vida de los productos.

Presentes por más de dos décadas

Para 2019, se encontró que estos químicos estaban presentes en los sistemas de agua potable de Estados Unidos que llega a al menos 19 millones de habitantes.

Aunque se ha generado un gran revuelo por la filtración de la FDA, los químicos eternos o PFAS no son materia nueva para la ciencia, pues para la Agencia de Protección del Ambiente son bien conocidos desde hace más de dos décadas. En un reporte reciente, para marzo de este año, 610 locales en 43 estados de los Estados Unidos han sido afectados con estos químicos, incluyendo el agua potable que llega a al menos 19 millones de habitantes.

Un estudio de la Universidad de Northeastern amplía la información sobre la presencia de estos químicos en los sistemas de agua potable y en bases militares, aeropuertos, plantas y botaderos industriales, así como en sitios de entrenamiento para bomberos.

¿Qué tan eternos son estos químicos? ¿Deberían preocuparnos?

Entre los productos afectados con PFAS figuran la piña natural, fiambres, camarones cocidos y pollo asado al horno.

Los PFAS no han sido bautizados como químicos eternos por nada. Su tiempo de vida es bastante largo, por lo que no tienden a descomponerse en el ambiente ni en el cuerpo humano. De acuerdo con David Andrews, médico toxicológico y científico sénior en el Grupo de Trabajo Ambiental, explica que “la mitad de la vida de los PFAS es de un promedio de cuatro a cinco años”, lo cual quiere decir que “si ingeriste un producto con estos químicos, solo la mitad de ellos se habrá descompuesto en cuatro o cinco años”.

Si de por sí ya se han propagado por décadas en el agua, ahora con el conocimiento de que están presentes también en alimentos bastante cotidianos, no podemos evitar preguntarnos si se trata de algo que debería preocuparnos, dado su vínculo con enfermedades como el cáncer. De acuerdo con las pruebas llevadas a cabo por la FDA en 91 alimentos como productos horneados, carne y pescado. De esta muestra, los químicos fueron encontrados en 14 alimentos como la ya mencionada piña, pollo asado al horno y camarones cocidos.

Registra tus hábitos alimenticios con una fotografía desde Bitesnap

El riesgo será tan alto como la cantidad de productos afectados que consumamos

Uno de los productos con alta concentración de químicos eternos son las palomitas de maíz de microondas.

Aun cuando la FDA ha advertido sobre la presencia de los PFAS en los alimentos, para el Grupo de Trabajo Ambiental han desestimado los riesgos que acarrean estos químicos en productos de consumo humano. Al respecto, Andrews explicó que “la FDA subestima de manera rutinaria los riesgos de los químicos, especialmente aquellos químicos de alimentos que migran de los empaques a la comida, incluyendo los PFAS”.

Jamie DeWitt, profesora de toxicología en la Universidad de Carolina del Este, declaró a Buzzfeed News que los resultados sí deberían preocuparnos, pues “demuestran que los contaminantes industriales que se liberan en el ambiente pueden afectar nuestra cadena alimenticia”. Sin embargo, explicó que el riesgo de vernos afectados por estos químicos en la medida que consumamos comida o agua contaminada y con qué frecuencia.

“Me preocuparía si esto fuese una parte consistente de mi dieta todos los días o en la dieta de mi hijo cada día. El asunto no se trata de una rebanada de queso o de pastel, es una exposición de por vida a múltiples FPAS de múltiples fuentes”.

Según el Grupo de Trabajo Ambiental, los químicos eternos contaminan la sangre de todos los estadounidenses, incluyendo la de bebés recién nacidos. Además del agua y los alimentos ya mencionados, ¿cuáles otros productos cotidianos contienen PFAS en altas concentraciones? De acuerdo con Andrews, las palomitas de maíz o cotufas de microondas son una alta fuente de exposición a estos químicos, por lo que se recomienda consumir el maíz natural.

Otro de los productos que tienen alto contenido de PFAS es el papel plástico envolvente –el conocido papel film–, tan popular en los hogares para refrigerar la comida.

¿Cómo se podría solucionar el problema?

La solución está en manos de los organismos gubernamentales, quienes deberán corregir los estándares industriales para disminuir la presencia de estos químicos.

Realmente está en manos de los organismos competentes y de la industria, pues ahí está su origen. Los consumidores no tienen mucho margen de maniobra para disminuir la cantidad de químicos en los productos. “Deberías preocuparte, pero hay que entender que mucho de esto se escapa de nuestras manos”, dice Andrews. “Esta es parte de la razón por la que nos enfocamos en los estándares federales porque, en este caso, realmente está fuera de nuestro alcance basándonos en lo poco que sabemos al respecto”.

Con respecto a los fabricantes, Andrews adelanta que estos químicos eternos son añadidos a los productos para hacerlos resistentes a la grasa, pero existen otras opciones que cumplen con el mismo objetivo. Si bien no existirá un escenario en el que se eliminen por completo este tipo de químicos, con mucha voluntad y trabajo podría haber una disminución significativa de los mismos.

Referencias:

  1. Investigation of Per- and Polyfluoroalkyl Substances (PFAS) in US food products. Susan Genualdi, Lowri deJager, TimothyBegley: https://static.ewg.org/pdf/alex-530.pdf
  2. Mapping the PFAS Contamination Crisis: New Data Show 610 Sites in 43 States: https://www.ewg.org/interactive-maps/2019_pfas_contamination/

Este articulo viene del feed de Coincrispy, puede ver la noticia original en este link https://www.tekcrispy.com/2019/06/12/quimicos-eternos-pastel-chocolate/. SomosExpanse es un medio para compartir informacion, Derechos y opiniones son ajenas a SomosExpanse.com

CoinCrispy

CoinCrispy

Hemos hemos desarrollado CoinCrispy, para ayudar al usuario a entender mejor y aprovechar al máximo las tecnologías que impulsan estos nuevos paradigmas desde una perspectiva global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Campos requeridos están marcados *